lunes, 28 de enero de 2013

Vergüenza ajena cuando un compañero le hace la pelota descaradamente al cliente