jueves, 3 de octubre de 2013

Medidas desesperadas para que tu cliente preste un poco de atención a tus ideas geniales en lugar de dirigirse exclusivamente a tu jefa en las reuniones